Blogia
Caperusita Coloraa

Cartas desde PeKin

Cartas desde PeKin

Se nos hizo tan fácil la primera vez que nos vimos después de un año y pico, los posibles miedos se esfumaron cuando te vi y tú me vistes a mí. Nos contamos todo lo que cabe en una tarde y todo aquello que se vive en 15 meses, que puede ser mucho y poco según se mire. Y esa tarde ya pasada de Diciembre nos situó en el mismo bar, la misma ciudad y en el mismo tiempo, nos sinceramos sin reproches, repartiendo culpas y reconociendo lo poco o mucho que habíamos cambiado, pero sabiendo que las dos estábamos tocadas pero no hundidas.

Desde entonces hemos quedado alguna que otra vez, y he de reconocerte amiga mía, que se me hace difícil verte. Porque siento que estamos suspendidas en puntos lejanos del globo terráqueo, inconexos... tú no sé dónde estas mientras yo te escribo desde el lejano Pekin a tres palmos escasos de ti.

Sé que no estas bien, es tan visible, y me siento incapaz de tirar de ti, quizás se me haya olvidado después de tanto tiempo. En eso se basaba nuestra amistad en tirar la una de la otra, en ir creando con las nubes, algo tan efímero, pequeñas realidades que con un soplido se esfumaron. Luego llego un esperar llamadas que no llegaron, falta de tiempo, olvidos, decepciones, una larga lista que hizo un año necesario para curar heridas. Y ahora que soy capaz de dar tanto a tanta gente, y a ti en cambio no soy capaz ni de abrazarte, me duele tanto todo esto.

Desde Pekin te escribo, desde la lejanía te cuento, lo que soy incapaz de decirte mirándote a los ojos, se nos fue algo de fulgor en la mirada, y... espero no volver a escribirte desde la lejania que nos separa.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Sirenita -

El otro día una amiga me recriminaba mi comportamiento y es que a veces tengo necesidad de alejarme, de sumirme en el silencio y me olvido que a pesar que el aislamiento me es necesario para recuperar mi fortaleza, no recuerdo que los demás también necesitan mi aliento para no caer en el abismo. Espero que la distancia, ésa que es me es tan necesaria, no me aleje de la gente que quiero. Quiero pensar que siempre existe un camino de vuelta.
Un beso.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Carmen -

yo tengo amigas en Pekín, otras andan por la Patagonia argentina... yo no sé ni por donde voy...

pero de vez en cuando, en el momento justo, quedamos a mitad de camino para echarnos unas risas y bebernos unos vinos.

Un beso preciosa
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres